LOADING CLOSE

AJD en HIPOTECAS: LA MANIPULACIÓN DE LOS MEDIOS

AJD en HIPOTECAS: LA MANIPULACIÓN DE LOS MEDIOS

Parece como si en unos días, lo hubiesen cocinado todo de la forma más conveniente. La Sala Tercera vuelve a la tozudez de considerar que el Reglamento del Impuesto no contradice la Ley, pese a la flagrante infracción de la reserva de ley en la que incurre al establecer un sujeto pasivo distinto al previsto en la Ley del impuesto. De esta forma, ya no se hablará de la retroactividad que permitiría a cientos de miles de personas reclamar lo que pagaron indebidamente, sea cual sea la fecha de su hipoteca. Las cotizaciones de las acciones de los Bancos están a salvo.

El gobierno, dormido durante 20 años con este asunto (ya sea de un color o de otro), y autor de la picaresca reglamentaria, sale ahora al paso con una medida electoralista para apagar el incendio del Tribunal Supremo y contentar a la banca, que ya no se ve amenazada con otra sangría de devoluciones. Todos contentos. Menos los magistrados de las otras Salas del Supremo, que imagino estarán que trinan por el descrédito general, que no distingue Salas.

Está claro que una mente pensante de las que asesoran a estos políticos más que mediocres que tenemos, ha dado en pocos días con la fórmula casi perfecta. Todos sacan ventajas. Pronto dejaremos de hablar del escándalo del Presidente de la Sala Tercera porque todos los medios, controlados por la banca, hablarán sin cesar de la nueva medida estrella del gobierno, un gobierno que parece que navega con el único rumbo de a ver qué me invento mañana para parecer que hago cosas buenas y así me gano más votos de cara a las próximas elecciones. Más votos y la banca, salvada. Parecemos todos idiotas porque nos vamos a tragar el sapo.

Mientras tanto, los que estamos en la batalla atascada de los tribunales de instancia especializados (para que los bancos puedan afrontar las devoluciones de las cláusulas suelo y gastos en 10 años), tenemos que seguir el camino al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) por el asunto de los gastos. Pero no nos equivoquemos, porque el TJUE no va a entrar a enjuiciar la legalidad del reglamento de una ley española. El TJUE no va a entrar en este debate, si de lo que se trata es de enjuiciar si un artículo del reglamento es nulo por contradecir la Ley que desarrolla. Este, en mi opinión, no es el camino. El camino es otro: es el que ya emprendimos antes de todo este escándalo de la Sala Tercera. Y debemos persistir en él, porque la senda que debería prosperar pasa por acudir a la Directiva del 93/13 CEE, y a la interpretación que de sus artículos 6 y 7, ha hecho el máximo intérprete de la Directiva: el TJUE.

Cuando una cláusula es nula por abusiva y se pone de manifiesto que un banco la ha comercializado masivamente con decenas de miles de consumidores, la cláusula debe eliminarse como si nunca hubiese existido. Es nula de pleno derecho. Y a pesar de que los juzgados especializados por Provincia, estén aplicando criterios de “equidad” a la hora de establecer los necesarios efectos restitutorios tras la declaración de nulidad, el TJUE tiene dicho, no una vez sino múltiples veces, que las consecuencias de la nulidad deben tener un efecto disuasorio, para que el profesional autor del abuso, se vea compelido e incentivado a no volver a incurrir en el abuso contractual.

Los tribunales especializados para atascar estos asuntos durante muchos años (no tiene otra explicación especializar uno sólo por provincia), están haciendo caso omiso a esta doctrina del TJUE, y creo que es por este camino por el que podríamos terminar obligando al banco a devolver todo lo que el consumidor haya debido de pagar como consecuencia de la cláusula abusiva. Y no sólo lo que ha pagado indebidamente, a juicio de nuestros tribunales, porque si aplicando este insólito y desubicado principio de “equidad”, sólo se devuelve la mitad de los gastos de registro y notario, y no se devuelve todo, incluido el IAJD, el efecto que se consigue es el contrario: el disuasorio inverso, para que quien resulte disuadido sea el consumidor para no reclamar. Hacer que el banco pague lo que debió pagar, es como condenar al ladrón solamente a devolver lo robado. Esto no es disuasión sino una invitación a repetir la fechoría.

Estoy deseando tener una vista (algún día…) en el juzgado especializado de Barcelona, para decirle a su señoría, que estar en la UE no es solamente recibir subvenciones, sino que nos obliga a cumplir con la legalidad comunitaria. Y las Directivas son normas con rango superior a las domésticas del Estado. Y si el TJUE interpreta la Directiva del 93 en el sentido de que las consecuencias de la declaración de la nulidad, deben tener un efecto disuasorio para el profesional que comete el abuso contractual con el consumidor, lo de aplicar criterios de “equidad” para repartir los gastos y terminar devolviendo al consumidor unos pocos cientos de euros correspondientes a la mitad de las minutas de notario y registro, es infringir el ordenamiento de la UE, es vulnerar la Directiva 93/13 CEE, y es hacer caso omiso a la interpretación que de sus preceptos ha establecido el único intérprete competente de esa norma: el TJUE.

Y si pese a ello, los juzgados especializados persisten en aplicar criterios de “equidad”, y en devolver unos cientos de eurillos, tendremos que pensar que lo de la integración en la UE, al menos en lo que respecta al Poder Judicial, está todavía muy lejos de ser algo real y efectivo. Esto no disuade al banco; al contrario, incentiva los abusos. Y lo peor, es que a quien disuade es al consumidor, que por unos cientos de eurillos, no va a reclamar nada porque no le sale a cuenta.

La Sala Primera del Tribunal Supremo tiene ahora el reto y la oportunidad de sentar una nueva doctrina en este asunto, si lo vuelve a enfocar todo (como sugiere Alicia Agüero en sus artículos), desde el punto de vista de los derechos del consumidor. Desde este enfoque, que sí es de su competencia, da lo mismo lo que opine la Sala Tercera sobre la legalidad del reglamento del impuesto. Espero y deseo que la Sala Primera no ande ya tan dispuesta a “coordinarse”, teniendo en cuenta que, lo que de verdad opina sobre este asunto, ya nos lo dijo en la famosa STS 705/2015, que tuvieron que tragarse por respeto a la doctrina de la Sala Tercera.

Deja un comentario